Momentos como los que estamos viviendo ahora nos hacen reflexionar sobre la conveniencia o no de invertir a largo plazo y olvidarse. Sentencias como “a largo plazo siempre se gana” hay que cogerlas con pinzas cuando asistimos a coyunturas macroeconómicas, geopolíticas y sociales como las actuales.

En todos los años de bonanza en los mercados financieros desde la anterior crisis de 2008, la gestión pasiva ha sido la gran vencedora y ha captado a través de ETFs cantidades ingentes de dinero de ahorradores que por no tener un gestor de sus capitales, no tener conocimiento suficiente o carecer de tiempo para dedicarle a este aspecto de su vida, han decidido replicar el comportamiento de un índice, sector o grupos de sectores a través de la adquisición de ETFs.

Sin embargo estos tiempos ya pasaron, y en la actualidad nos enfrentamos a una serie de factores Macroeconómicos, Geopolíticos, Sociales, Empresariales y Sanitarios que hacen “peligrar” esa manera de invertir comprando “a largo plazo”

El COVID19 nos ha puesto en la cuerda floja. Es cierto que la actuación de los diversos Gobiernos y Bancos Centrales ha sido enérgica, muy acertada y en el momento adecuado (sobre todo EEUU, en Europa corramos un tupido velo). Han realizado un esfuerzo nunca visto en cuanto a política de expansión de Gasto Público, de Estímulos Fiscales y de Expansión Monetaria llegando a inundar los mercados de liquidez e incluso los Bancos Centrales han salido a la defensa de los mercados de renta fija y están comprando “prácticamente todo” (incluídos los bonos basura).

Sin embargo, antes de la manifestación pública de este virus, la salud económica mundial ya estaba muy tocada. COVID19 ha sido la gota que ha colmado el vaso. Desde mi humilde punto de vista, a pesar de la Guerra Comercial EEUU-China, de la crisis con EEUU-Corea Norte, del COVID19, de la crisis del petróleo y de las ineficientes políticas comunes de Europa, el verdadero problema, la verdadera enfermedad, el verdadero cáncer que está aflorando en el primer mundo desde hace ya tiempo se denomina ESTANCAMIENTO SECULAR. Da miedo ver cualquier gráfico o histograma de evolución y previsión de la población de los países del primer mundo. Las bases de las pirámides son cada vez más delgadas y tienen que aguantar un peso que va en aumento al subir la esperanza de vida considerablemente. Con esta situación, no hay economía que pueda sostener un cierto Estado del Bienestar sin engrosar una pelota cada vez mayor de Déficit y Deuda Pública.

Por tanto, todos los intentos actuales van dirigidos a que la economía global reflote, es cierto; políticas MMT (Modern Monetary Theory) traducidas en Helicópteros Monetarios, dinero en vena a las economías, cheques nominativos a cada ciudadano, renta mínima vital, compras masivas de renta fija e incluso renta variable en algunos países como Japón. Todo esto está muy bien pero es como administrar cuidados paliativos a un enfermo que lo que en realidad necesita para poder vivir por sí mismo es un trasplante. Llegará un momento en que estos medicamentos no surtan efecto. No se pueden mantener las economías mundiales a base de darle a la maquinita de imprimir billetes ¿todavía hay alguien que piense que los niveles que se alcanzarán en la Deuda Pública van a ser devueltos?¿Porqué los países del Norte de Europa se niegan a la creación de los Coronabonos?… Todo lo anterior probablemente producirá un colapso del sistema, los bancos no soportarán más, quebrará el sistema y tendremos que poner a funcionar de nuevo el contador.

Muchos de los escritos y gráficos que he analizado tienen en común un aspecto muy importante: el continuo crecimiento del nivel de reservas de oro de las mayores economías mundiales durante los últimos años. Cuanto menos sospechoso…en otro artículo os hablaré detenidamente sobre este metal precioso.

El COVID19 nos está obligando a marchas forzadas a un cambio en nuestros hábitos de vida, de socialización, de consumo, y como no, de trabajo.

Creo que el mundo va a experimentar una nueva “revolución”, no sé si denominarla social, tecnológica, mental…pero el caso es que como cualquier especie, los humanos hemos de adaptarnos a las nuevas circunstancias y en este caso a buscar nuevas formas de obtener remuneraciones por nuestro trabajo. Pienso que las tecnologías van a tener de nuevo un papel clave en esta transformación. Yo misma lo estoy viviendo en mi propia piel: ya no suelo tener reuniones físicas con los clientes a los que les gestiono sus capitales y los asesoro financieramente. Todo lo hago desde mi propia casa, en mi despacho, con mi ordenador y mi conexión a internet. Cada vez atiendo a un mayor número de clientes que ni siquiera residen en España; desde cualquier país del mundo podemos conectar, conversar y cerrar contratos.

Por tanto, y volviendo al principio, la gestión activa se hace necesaria. Para obtener rentabilidad sobre tus ahorros y sí o sí constituirte tú mismo con tu dinero tu pensión futura o un complemento a la estatal, debes invertir en gestión activa. Es decir, hay que llevar un tipo de estrategia que sea capaz de entrar y salir de los mercados en los momentos adecuados para sortear los periodos de elevada volatilidad. Por supuesto que este trabajo es mucho más difícil que dejar tu dinero en cualquier producto bancario donde no eres más que un partícipe dentro de una gestión de “masas”. Pero la gratificación puede ser extraordinaria, de verdad.

A modo de ejemplo os paso una estadística sobre la rentabilidad de la cartera de capitales que gestiono en la plataforma del Broker eToro. Soy Popular Investor, y gestiono capitales de terceros que deciden libremente copiar mi actividad de trading. Esto sí es gestión activa; un trabajo con dedicación exclusiva, pendiente en todo momento de la evolución de los mercados, de cualquier noticia que pueda influir en mi portafolio, con una estricta Gestión del Riesgo, con una Psicología del Trading adecuada, con una Estrategia diseñada a medida. Yo soy la que tengo el control sobre las inversiones de forma que si todo va evolucionando según lo previsto en mi sistema, perfecto; en caso contrario cierro posiciones, nos quedamos en liquidez el tiempo necesario y de nuevo a la carga. De esta forma mi cartera ha evitado los envites vividos en en estos meses pasados.

 

Espero haber aportado mi granito de arena y te haya parecido interesante.

eToro es una plataforma multiactivos que ofrece tanto la inversión en acciones y criptoactivos, así como la negociación de CFDs.Tenga en cuenta que los CFD son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 75% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero al operar CFD con este proveedor. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.El rendimiento pasado no es una indicación de resultados futuros. El historial de operaciones presentado es inferior a 5 años completos y puede no ser suficiente como base parala decisión de inversión.Criptoactivo es un instrumento volátil que puede fluctuar ampliamente en un período de tiempo muy corto y por lo tanto no es apropiado para todos los inversores. Aparte de los CFD, el comercio de criptoactivos no está regulado y, por lo tanto, no está supervisado por ningún marco reglamentario de la UE. Su capital está en riesgo.

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *